La CEOE avala el acuerdo para la prórroga de los ERTE hasta el 31 de mayo

La CEOE ha avalado la propuesta del Gobierno, que ya contaba con el ‘ok’ de UGT, para prorrogar los ERTE por COVID hasta el 31 de mayo. Los empresarios han votado afirmativamente en su junta directiva celebrada este martes por la mañana para dar su apoyo a la renovación planteada por el Ejecutivo. Falta formalmente que se pronuncie CCOO, partidaria del ‘si’, y CEPYME, que previsiblemente seguirá los pasos de la CEOE. Según el contenido del texto remitido a los agentes sociales por el Gobierno, las actuales ayudas a las empresas se mantendrán, con un ligero aumento de la cobertura, así como las prestaciones para los trabajadores.

Tan rápida ha sido la quinta prórroga de los ERTE como agónica fue la anterior. A diferencia del acuerdo de septiembre, este ha llegado relativamente pronto, en tan solo tres reuniones y dos fines de semana de reflexión de por medio. Las partes han aplicado el dicho anglosajón de “Si no está roto, no lo arregles” y han introducido pocos cambios en el esquema de protección social.

Los grandes cimientos del actual sistema de protección permanecen inamovibles: ERTE de rebrote o suspensión, ERTE de limitación y ERTE para los sectores más damnificados; todos ellos con elevadas ayudas públicas. Y, en contrapartida, las empresas que a ellos se acojan tienen limitaciones en los despidos, las subcontrataciones y las horas extras, por un plazo de seis meses. Este punto, que ha vuelto a levantar oposición entre la patronal, se mantiene intacto respecto a la anterior prórroga.

 

Protección del empleo en Semana Santa

La nueva fecha límite del 31 de mayo acompaña todo el estado de alarma (vence el 9 de mayo) y blinda la campaña de Semana Santa. Desde el Ejecutivo han entendido que los actuales niveles de exoneración eran difícilmente aumentables. Y también ha defendido en las mesas que si estos no disminuían, no tenía sentido exigirles un menor compromiso con el empleo a las empresas receptoras. La patronal finalmente no ha insistido en tensar las conversaciones por esta vía, pese a que siempre se ha mostrado incómoda con dicha cláusula.

Las partes cumplen así con uno de sus propósitos para esta negociación, que era dar certidumbre a empresas y trabajadores y no alargar las negociaciones hasta el último momento. El Gobierno mantiene tras este pacto el esfuerzo para las arcas públicas que está suponiendo el mecanismo de los ERTE.

En el 2020, sumando las exoneraciones a las empresas y las prestaciones pagadas para los trabajadores afectados, el erario público ha destinado unos 21.000 millones de euros a costear los ERTE. Esta escama del escudo social persiste y se mantendrá, al menos durante unos meses, como alternativa a los despidos para aquellas compañías especialmente afectadas por el impacto económico de la COVID. Y, para ello, según cálculos del propio Ejecutivo, deberá destinar unos 5.500 millones de euros, entre ayudas empresariales y prestaciones.

 

FUENTE: El Periódico

Noticias que te pueden interesar

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otras noticias que te pueden interesar