Causas de despido disciplinario

Causas del despido disciplinario

El despido es una de las situaciones más desagradables que se pueden vivir en el ámbito laboral. Pueden haber distintos tipos de despido, pero de entre ellos está el despido disciplinario.

Este tipo de despido viene dado por un comportamiento grave y culpable del trabajador en el incumplimiento de sus obligaciones laborales. Se define como la extinción del contrato de forma unilateral por parte del empresario. Se trata de la sanción más grave que se puede imponer a un trabajador, y por lo general, no suele conllevar una indemnización por despido.

Son muchas las causas del despido disciplinario, así que nuestros abogados laborales en Granada te sintetizaran la información para que puedas entender bien que dice la Ley ante esta situación.

Principales causas del despido disciplinario

Si no amparamos en el Artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores encontramos que especifican las siguientes razones que provocan este tipo de despido:

  • Faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo. De este modo se pretende sancionar el incumplimiento del deber de acudir al trabajo o no hacerlo en el horario establecido. Pese a que no se establece un mínimo de faltas para poder recurrir al despido disciplinario, en la mayoría de las jurisprudencia se exigen al menos un mínimo de 3 faltas de asistencia.
  • La indisciplina o desobediencia del trabajador. El trabajador, en función del contrato firmado, debe seguir las órdenes establecidas por su jefe, siempre y cuando estas órdenes no sean ilegales.
  • Ofensas verbales o físicas al empresario, a trabajadores de la empresa o familiares con convivan con estos. La Ley exige que todos los integrantes de una empresa mantengan una conducta respetuosa entre ellos. La finalidad es que exista un ambiente adecuado donde todos los agentes de la empresa se sientan cómodos.
  • Transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo. Tiene lugar cuando la confianza entre empresario y empleado se rompe por completo. Está ligada a los deberes de fidelidad y lealtad de las acciones del trabajador en la empresa. Algunos ejemplos de esta causa de despido disciplinario son la competencia desleal, apropiación indebida, uso de materiales de la empresa en beneficio propio o engaño a clientes entre muchas otras razones.
  • Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento del trabajo normal y pactado. De entre las causas de despido disciplinario, es la más difícil de demostrar ante un juez. El bajo rendimiento debe ser continuado en el tiempo, no puede ser un momento puntual. Además de que el rendimiento debe tener un descenso notable, lo cual es difícil de probar ante las autoridades judiciales.
  • Embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo. Para que exista sanción en función a este causa, debe existir una habitualidad de este comportamiento y una repercusión negativa en el trabajo, ya sea por el descenso de la productividad o rendimiento.
  • Acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa. El comportamiento irrespetuoso del trabajador hacia otra persona, sea cual sea su condición, es causa de despido disciplinario.

Estas son las causas que, como hemos mencionado, recoge el Estatuto de Trabajadores. No obstante, pueden haber más conductas graves sancionables, que vendrán recogidas en el Convenio Colectivo aplicado a la empresa.

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email