El Ministerio de Consumo prepara una reforma legal para prohibir los números de atención al cliente de tarificación adicional, los conocidos como 902. Fuentes del departamento de Alberto Garzón enmarcan la decisión como “una medida de justicia social, que pondrá fin a un abuso generalizado”.

El objetivo, según esas fuentes, es “prohibir cualquier número de tarificación adicional en los servicios de atención al cliente”, de los que los más extendidos son los 902. Para ello, se va a abrir un proceso de consulta pública a la ciudadanía y trabajo con las asociaciones de consumidores y sociedad civil. Consumo subraya que los servicios de atención al cliente no pueden ser un coste para el bolsillo de consumidores y un negocio para unas pocas empresas.

La reforma se apoya en una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que hace ya más de tres años, en 2017, declaró ilegal que el coste de una llamada a un servicio postventa supere el de una llamada estándar. El ministerio prepara una modificación de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y, en concreto, de su artículo 21.2. El objetivo es evitar que las compañías puedan aplicar a las llamadas a sus servicios de atención al cliente precios que excedan el precio de llamada a una línea telefónica geográfica.

FUENTE: El Diario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies