Negligencia estética por daños en tatuajes durante un tratamiento

Negligencia estética por daños en tatuajes

Las negligencias médicas se producen cuando un profesional sanitario no actúa de forma adecuada, produciendo un daño en su paciente. En el caso de tratamientos estéticos, hablamos de negligencia estética. Es decir, la que afecta al aspecto físico del paciente. Por ejemplo, la negligencia estética por daños en tatuajes.

¿Qué es una negligencia estética por daños?

Cuando nos sometemos a un tratamiento de cirugía o de medicina estética, lo que esperamos es que nuestro aspecto mejore. Y por tanto, también nuestra seguridad y confianza en nosotros mismos.

Pero a veces, un error del especialista puede conllevar que el resultado no sea el esperado, o que además nos suponga un daño irreparable que repercuta en nuestra imagen, salud y autoestima.

Cuando esto se produce, lo ideal es contar con un asesoramiento legal especializado en negligencias médicas y estéticas.

En Jurand Abogados y Asesores nos encargamos de estudiar la viabilidad de la demanda y proponemos al cliente la mejor solución para defender sus intereses.

Además de por no haber obtenido los resultados estéticos adecuados, esta negligencia estética por daños también puede producirse por una infección o lesión como consecuencia de la operación. Este es el caso de la negligencia estética por daños en tatuajes durante un tratamiento estético.

Un caso similar es el que ocurre cuando se producen quemaduras, manchas en la piel o resultados diferentes a los informados por una clínica especializada en eliminar tatuajes con láser.

¿Se puede reclamar daños en tatuajes durante un tratamiento estético?

Estamos hablando de un tema muy concreto, que requiere el asesoramiento de un profesional especializado en esta materia, que conozca las posibilidades de reclamación.

Cuanta más experiencia tenga el abogado en estos casos, mayores serán las posibilidades de beneficiarnos del derecho a indemnización.
También será importante que el perjudicado conserve los documentos relativos a la intervención. Se incluirán también fotografías de los daños, ya que en caso de reclamación, pueden servir como prueba de los hechos.

Cuando el cliente se somete a una intervención ‘satisfactivas’ existe una obligación de resultados. Aunque si el especialista informa debidamente a su paciente de que existe la posibilidad de que no se consigan los resultados deseados, y el paciente firma, deja de existir tal obligación.

Por eso es tan importante que siempre se cumpla con la obligación de información.

Cuando se produce una negligencia médica estética en clínicas privadas como hospitales, centros médicos, clínicas dentales o centros de cirugía estética, el afectado puede iniciar un procedimiento judicial en el que deberá aportar todas las pruebas disponibles para reclamar la indemnización correspondiente a los daños causados.

Procedimiento para reclamar contra una clínica estética

Cuando tiene lugar una negligencia estética, el afectado puede redactar, con ayuda de su experto legal, una demanda por responsabilidad civil contra los causantes del daño, ante la jurisdicción civil.

El plazo de prescripción para presentar estas demandas es de cinco años, cuando se trata de un caso de Responsabilidad Contractual.

O de un año cuando es Responsabilidad Extracontractual. Este tiempo empezaría a contar desde que se produjese el motivo de la negligencia médica, desde el fallecimiento del paciente, o si se produce una negligencia médica que provoque una lesión o enfermedad grave, el tiempo empezaría desde la fecha en la que se cure o estabilice dicha lesión.

También existe la opción de acudir a jurisdicción penal, aunque no suele ser lo más conveniente.

Me han hecho un tatuaje y no me gusta, ¿puedo reclamar?

Cuando el resultado de un tatuaje no es el esperado, lo normal es llegar a un acuerdo o buscar una solución con el centro donde se ha hecho el tatuaje.

Pero en el caso de no llegar a un acuerdo, se puede optar por la vía judicial y reclamar una indemnización.

Es importante que antes de hacerte un tatuaje, consultes antes los certificados del centro y te asegures de que cumplen con las normas sanitarias.

Compartir

Contenidos Relacionados