Pensión por incapacidad permanente: diferencias entre total y absoluta

Pensión por incapacidad permanente: diferencias entre total y absoluta

Cuando un trabajador ve interrumpida su capacidad para laboral a causa de una enfermedad o accidente, puede solicitar la pensión por incapacidad permanente. Esta prestación económica trata de cubrir la pérdida de ingresos que supone su nueva situación.

En función de los requisitos que cumpla el afectado, este podrá solicitar una pensión por incapacidad permanente total o absoluta. En este post te contamos cuáles son estos requisitos y a qué grados de incapacidad permanente puedes acogerte.

Pensión por incapacidad permanente total

Como decíamos, en función del grado de invalidez podemos distinguir diferentes tipos de incapacidades permanentes. Para que el trabajador pueda percibir esta prestación, tendrá que someterse a diversas pruebas médicas que demuestren que padece reducciones anatómicas o funcionales graves, previsiblemente definitivas, que disminuyen o anulan su capacidad laboral.

En el caso de la incapacidad permanente total de la profesión actual, el trabajador afectado por una enfermedad o accidente, no puede continuar desarrollando su trabajo actual, pero sí puede ejercer otras profesiones.

En estos casos, la prestación tiene en cuenta que el trabajador no puede continuar haciendo lo mismo que hacía antes, pero sí que puede desarrollar otro trabajo en otras áreas. Por eso, en este mismo grado también encontramos la Incapacidad Permanente Cualificada, que se da cuando el beneficiario tiene más de 55 años y presenta diferentes circunstancias profesionales, personales o sociolaborales que le dificulten la posibilidad de encontrar un nuevo empleo.

Requisitos para beneficiarse de la pensión por incapacidad permanente total

Cualquier persona podrá beneficiarse de la prestación por incapacidad permanente total siempre que cumpla los siguientes requisitos que establece la Seguridad Social:

  • No haber cumplido la edad ordinaria de jubilación en la fecha del hecho causante.
  • Estar afiliado y dado de alta. O bien estar en situación asimilada de alta en la Seguridad Social en el momento de producirse el hecho causante.
  • Acumular un periodo mínimo de cotización si la incapacidad se ha producido por una enfermedad común. Este periodo dependerá de la edad del trabajador, diferenciando si es mayor o menos de 31 años. Aunque si la incapacidad se produce a consecuencia de un accidente laboral, un accidente no laboral o una enfermedad profesional, no se exige ningún mínimo de cotización.

Pensión por incapacidad permanente absoluta

En cuanto a la pensión por incapacidad permanente absoluta, la persona afectada por accidente o enfermedad resulta impedida para realizar cualquier tipo de oficio o profesión. En cualquiera de los casos, se podrá calificar como gran invalidez cuando además de las pérdidas anatómicas o funcionales, la persona afectada necesite asistencia de otra persona para actos esenciales de la vida.

Requisitos para beneficiarse de la pensión por incapacidad permanente absoluta

Al igual que en el anterior caso, un requisito general para beneficiarse de la pensión por incapacidad permanente absoluta es estar de alta o en una situación asimilada al alta.

Sin embargo, en virtud del artículo 195.4 de la Ley General de la seguridad Social que establece que: “las pensiones de incapacidad permanente en los grados de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez derivadas de contingencias comunes podrán causarse aunque los interesados no se encuentren en el momento del hecho causante en alta o situación asimilada a la de alta.

El segundo requisito exigible es tener un periodo de cotización mínima en función de si el trabajador se encuentra en situación de alta o asimilada al alta y de la causa de la incapacidad si es enfermedad o accidente no laboral.

Compensaciones económicas

La prestación económica que recibirá el trabajador de la Seguridad Social dependerá del grado de incapacidad.

  • Compensación económica por Incapacidad Permanente Total: 55% de la base reguladora (pudiéndose añadir hasta un 20% según se den algunas condiciones).
  • Compensación económica por Incapacidad Permanente Cualificada: 75% de la base reguladora.
  • Prestación económica por Incapacidad Permanente Absoluta: Exentos del pago del IRPF y el porcentaje es del 100% sobre la base reguladora.
  • Compensación por Gran Invalidez: 100% sobre la base reguladora más un complemento.

Conclusión

El certificado de incapacidad permanente lo emite la Seguridad Social tras valorar los resultados analizados por un Equipo de Valoración de Incapacidades.

Desde nuestro despacho de abogados en Granada, Madrid y Barcelona te ayudamos a conseguir, recuperar o aumentar una pensión de incapacidad que cubra tus necesidades.

En ocasiones, la Seguridad Social puede retirar una pensión por incapacidad o rebajar el grado que había concedido. Si es tu caso, nuestro equipo de abogados especialistas en seguridad social y pensiones se encargará de luchar por tus derechos para conseguir una pensión que compense tu situación.

Compartir

Contenidos Relacionados

I CONGRESO DE DERECHO DE CONSUMO

Los pasados días 20 y 21 de Febrero, parte del equipo de JURAND asistió al I CONGRESO DE DERECHO DE CONSUMO celebrado en Granada. Una magnífica