Aunque el Derecho y la Ley nos repercuten a todos, es normal que a menudo sus tecnicismos y palabras que parecen sacadas de otro idioma dejen al grueso de la población un poco desconcertados. Este desconocimiento de algunos términos y expresiones jurídicas dificultan el entendimiento de principios y normas que nos afectan a todos; lo que puede dar lugar a problemas con la ley o dificultad para enfrentar problemas, ya sean judiciales o no. En este contexto nos encontramos el término ‘proindiviso’, que se refiere al derecho de propiedad compartido sobre un bien, y que en este post nos dispondremos a explicar en profundidad.

En cualquier caso, si aún te quedan dudas o te encuentras sumido negociaciones extrajudiciales, o en un procedimiento judicial relacionado con este o con cualquier otro tema, desde Jurand, Abogados y consultores, ofrecemos un asesoramiento jurídico de alta calidad a nuestros clientes.

Definición de proindiviso

Un ‘proindiviso’ es una expresión juridica que se refiere al derecho a la propiedad sobre un bien, pero siempre y cuando la persona sea propietaria de un bien de manera parcial. Es decir, que comparte titularidad sobre ese bien con una o varias personas más. Por tanto, esta expresión equivale también a ‘copropiedad‘ o ‘comunidad de bienes‘.

Esto quiere decir que lo que caracteriza a este régimen legal es que ninguno de los propietarios dispone de la totalidad de la propiedad. Además, la parte que corresponde a cada propietario no está especificada, así que se trata de una parte abstracta difícil de delimitar.

Y aunque este término lo encontremos principalmente en el sector vivienda, se puede referir a cualquier tipo de bien, mueble o inmueble.

Diferencias entre bien divisible y bien indivisible

Muchos problemas relacionados con las herencias aparecen cuando varios familiares son propietarios proindivisos. Ya que suele ser común que algunos de ellos quieran vender una propiedad, y otros se nieguen. Aquí es cuando interesa conocer si el bien en concreto es divisible o por el contrario, indivisible.

Cuando el bien es divisible éste puede repartirse en partes proporcionales entre los propietarios. Así que cada uno podría hacer con su parte lo que considere oportuno; venderla o no. O bien vender todo y repartir la ganancia en partes proporcionales.

Si todos los propietarios están de acuerdo en el reparto proporcional de las partes, sólo sería necesario el otorgamiento de escritura pública, ante un notario, para poder proceder a este reparto.

En caso de que algún propietario no esté de acuerdo, otra opción es acudir a una vía judicial para que el juez fije el reparto.

Aunque lo verdaderamente complicado aparece cuando el bien no es divisible, como es el caso de una vivienda. En estos casos, los propietarios tienen las distintas opciones para poner fin a la propiedad en común.

Una posible solución sería vender el bien inmueble a un tercero. De esta manera, si todos están de acuerdo, una vez realizada la venta se repartirían entre todos los propietarios la cantidad total en partes proporcionales.

Otra opción sería la compra del bien de un propietario al resto de proindivisos. De esta manera el bien pasaría de tener varios copropietarios, a un único propietario con el 100% de la posesión.

¿Qué pasa cuando un copropietario quiere vender y el resto se niega?

Según el art. 400 del Código Civil, “ningún copropietario está obligado a permanecer en la comunidad. Cada uno de ellos podrá pedir en cualquier tiempo que se divida la cosa común”. Pero aunque la teoría sea clara, a veces no todos los copropietarios comparten opinión en cuanto a vender o ceder el bien en común.

En estos casos también se podrá acudir a vía judicial para que un juez decida como hacerse el reparto del bien.

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email